Abarth

Fundada en abril de 1949 por Carlo Abarth, nace de lascenizas de Cisitalia, cuando ésta quiebra y su dueño es obligado a volver a Argentina por mando del General Perón. En un principio desarrolla Cisitalia-Porsche de Fórmula 1, compitiendo con vehículos como el Cisitalia 1000 en manos de Taruffi, Macchieraldo o Scagliarini. Leer más
Más tarde, de forma paralela a su dedicación competitiva, empiezan a desarrollar la que sería la actividad principal de la empresa: la fabricación de tubos de escape especiales de alto rendimiento, que usarían marcas como Ferrari, Fiat o Ford.

Desde 1949 hasta 1971 construyeron tres millones y medio de tubos de escape para tresciento cuarenta y cinco modelos de auto diferentes. A parte de la producción de tubos de escape, también se dedicaron a la fabricación de automóviles con prestaciones deportivas, contando con los mejores carroceros de la época, como Zagato, Allemano, Vignale o Bertone. Sus modelos basados en el Fiat 600 se convirtieron en todo un icono de la moda en aquella época, y llegó a ser campeona del mundo varios años consecutivos, alcanzando récords absolutos de velocidad (algunos de ellos aún imbatibles para esas cilindradas). En la década de los sesenta, Abarth cosechó varios triunfos en subidas en cuesta y carreras de gran turismo, principalmente en las clases de 850cc a 2000cc, en las que competía con los Porsche 904 o el Ferrari Dino. En 1965 llegaron a reunir mil victorias en el campeonato europeo de turismos.
En 1971 Abarth fue vendida al Grupo Fiat, convirtiéndose así en la sección competitiva de la casa, dirigida por el afamado diseñador de motores, Aurelio Lamprendi. Algunos modelos producidos por Fiat o sus subsidiarias, como Lancia o Autobianchi, fueron renombrados como Abarth, siendo el más famoso el Autobianchi A112 Abarth. También fabricaron para Rally modelos como el Fiat 124 Abarth o el 131 Abarth. En la década siguiente, en los ochenta, el nombre de Abarth se utilizó para versiones de alto rendimiento de Fiat, como el Fiat Ritmo 130 TC.
Durante los veinte últimos años del siglo, el nombre fue ligeramente olvidado, problema que fue resuelto en el 2007 con el lanzamiento del Grande Punto Abarth y el Grande Punto Abarth S2000.