Škoda

El origen de la marca SKODA se remontan al 1869, cuando Emil Skoda adquirió la fábrica metalúrgica donde trabajaba desde hacía diez años. Bajo su mandato, la fábrica se convierte en una de las más grandes de la época. Leer más
Al final de la Primera Guerra Mundial tuvo una interesante desarrollo la fábrica Skoda que en el 1923 despuntó en el sector del automóvil, habiendo intuido la enorme potencialidad. Se firmó un acuerdo con la que era la legendaria casa automovilística Hispano-Suiza y en SKODA adquirió la prestigiosa Laurin & Klement, por la producción de coches de lujo para los clientes existentes. Los resultados en cuanto a ventas no fueron satisfacientes, dado que el otro precio de los coches y el periodo histórico incierto.

En 1930 SKODA decide proyectar y construir vehículos más populares como el SKODA 432 o el SKODA 420. La Segunda Guerra Mundial interrumpe la producción de coches “civiles” y el golpe de Estado Comunista del 1948 hizo que se nacionalizara la marca SKODA, con un consecuente estallido en la producción. Durante 15 años SKODA continuó la comercialización en el mercado interno de los modelos ya obsoletos.
Los años 60 vieron el debut del Skoda 1000, objeto de numerosos “restyling” en los años sucesivos. Al inicio de los años 70 a competencia con los coches producidos por los gigantes europeos era enorme y SKODA debe proceder a una completa reorganización interna y a la producción de nuevos modelos. Solo en el 1981 Skoda consigue lanzar al mercado Europeo el SKODA Favorit teniendo un gran éxito.

El Grupo Volkswagen instauró una colaboración siempre más estrecha con SKODA a partir de principios de los años 90. La marca SKODA se convierte en propiedad alemana en el 2000. El primer modelo SKODA firmado “Volkswagen” fue la SKODA Octavia del 1996. Hoy en día los vehículos SKODA nacen todas en el Grupo Volkswagen.